Y por fin llegó el día señalado y pudimos hacer el Torneo Medieval.

Habíamos conseguido todas las pegatinas del carnet de caballero, porque habíamos investigado muchísimo.

Nos fuimos al Hall que se había convertido en un recinto preparado para el torneo.

Comenzamos con los lanzamientos y para ello teníamos que intentar dar en unas dianas. Era dificilísimo acertar en el centro.

La siguiente prueba era el socatira y nos lo pasamos genial tirando fuerte para que nuestro equipo ganara.

Y por último hicimos una justa con caballos y picas. Teníamos que tirar un monigote. Fue divertidísimo